Hace algunos años coincidió en mi ruta peregrina una especie de juglar-poeta; su nombre es Francisco Audroc, argentino…

Hace algunos años coincidió en mi ruta peregrina una especie de juglar-poeta; su nombre es Francisco Audroc, argentino...

Algunos gajitos de su poesía.

 

GRACIAS POR ESTAR AHÍ”, Audroc

 

 

Cuántas veces escuché esa expresión nacida de la costumbre:
¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ.!
Y no es que no comprenda el significado que quieren darle. Es como decir: te quiero, te necesito, me siento segura/o, porque te sé a mi lado.
Sin embargo. ¿Qué significa?: “GRACIAS POR ESTAR AHÍ”
Esto es simplemente, ocupar un lugar en algún espacio. Un florero, un jarrón, una silla, son objetos que “están ahí”, a nuestro alcance. Listos para utilizarlos en el momento oportuno.
¡Gracias por estar ahí.!
Pero es que yo no quiero: “estar ahí”. Quiero estar: “allí”, en tu corazón, en tu alma, en el lugar de los afectos más íntimos. “Allí”: en ti.
No necesito que me agradezcan el estar, porque siempre estaré para los que Amo. No hay forma que deje de hacerlo, salvo que muera.
Sea para el agradecimiento o para el odio: ESTARÉ AHÍ.
Mi parte material ocupa un lugar físico,
y por lo tanto: “estaré ahí”. Pero no es: “estar ahí” lo que debes agradecer de mí, porque si eres mi amigo/a, o mi familiar, o mi afecto más deseado, “estaré” en ti por lo mucho que te Amo.

No quiero ser un: “respaldo o asiento”. Pues no soy una silla en la cual acomodar tu trasero, o sobre la que descargar todo el peso de tus fatigas. Yo quiero ser el “descanso” de tu alma y la fortaleza de tus sueños. Simplemente tu afecto. Tu sentimiento. Parte de tu vida.
Cuándo pienso en ti, expresa mi mente y mi corazón: ¡GRACIAS POR SER PARTE DE MÍ.! ¡GRACIAS POR ESTAR EN MÍ.!
Eres algo de mi mismo y vibro con tu felicidad o tus angustias.
Tu lágrima corre por mis mejillas y tu sonrisa hace feliz mi alma. Tus esfuerzos son mi fatiga y tu descanso mi reposo.

No agradezco que: “estés allí”. Agradezco a Dios que estés: “en mí”.
“Ahí” están los otros. Los que no están en mí. Los que a diario veo. Los que saludo al pasar o, simplemente, ni siquiera recuerdo. A ellos sí les agradezco el: “estar ahí”, porque son mis semejantes y forma parte de mi macromundo. Pero tú, eres parte de mis afectos. No estás: “ahí”, estás dentro mío, aún cuando no estés: “ahí”. ¿Comprendes?…
No necesito que me necesites. ¡Necesito que me Ames como te Amo.!
Al menos, -(si no puedes compartir mi necesidad, que lo comprendo)- acepta que ella es involuntaria, y que en modo alguno, pretende incomodarte. Mi necesidad es tan sabia, amplia e infinita, que no espera otra cosa que seguir necesitándote. Eso no dejaré de hacerlo jamás. Estés: “ahí” o no.

Te imaginas decirle a Él:
“GRACIAS POR ESTAR AHÍ.!

Él, espera que le digamos:
“GRACIAS POR ESTAR EN MÍ.”
¿Sabes por qué?… Porque el AMOR (Dios) es el “TODO”, y no está ni aquí, ni allí, ni más allá, ni más acá. SIMPLEMENTE ESTÁ cuando le permitimos estar, y, cuándo no se lo permitimos, entonces se aparta respetando nuestra libertad, PERO ESO NO HACE QUE DEJE DE ESTAR.
¡EL CONTINUARÁ FIEL Y AMANDO ETERNAMENTE.!
Permíteme estar en ti, (no “ahí”), para que estando tú en mí como lo estás, Él esté en ambos.
Si le dejamos entrar, no importa la imagen que tenga. Él es siempre el mismo… ayer, hoy y siempre. Su imagen es la imagen del
verdadero y Único Amor. Lo he visto en las santas arrugas de Teresa de Calcuta, en los humildes ropajes de Francisco de Asís, en la sabiduría de San Anselmo, y en tus ojos, cuando ha destellado en ellos la más mínima chispa de Amor puro y verdadero.
No me agradezcas el: estar “ahí”. Simplemente: “déjame entrar en ti”.
Esa frasecita hecha: “GRACIAS POR ESTAR AHÍ.! déjala para el árbol de la puerta de tu casa, o para el dentista, que alivia tus dolores y tiene la gentileza de atenderte.

No. Definitivamente esa frase no es para mí.
Yo estaré siempre aunque no me veas, aún contra tu voluntad, aún sin llamarme, aún sin desearme, aún sin Amarme, aunque me aborrezcas, porque tú para mí, no estás: “ahí”. “ESTÁS EN MÍ.”.
Dime simplemente: “Te Quiero”, o, “Eres parte de mi vida.”. No importa cuan importante sea para ti esa parte, pues aunque fuera la menor parte de ella, siempre será la más importante de la mía.
Tú no eres para mí ni la mejor, ni la única, ni la perfecta. Pero eres parte de mí, y al serlo: “Te Amo”.
¡NO.!!! Nunca estarás “AHÍ” para mí. Siempre estarás: “aquí”. En el rugir de olas que se encuentran
y en la metálica voz de los delfines. Fuera de lo material y lo tangible.
No puedes estar: “AHÍ” aunque quisieras. Porque estás en mí. Puedes irte ahora donde quieras. Y si al volver ya no me encuentras, entonces, tal vez por fin abras las puertas
para tenerme en ti.Y no aquí afuera.
No utilices conmigo frases hechas
porque soy lo que soy.
Para que me quieras o aborrezcas.
Dame tan sólo un beso o una simple caricia sin palabras. Sin pensarlo. En la certeza, que ha de ser para mí siempre más bella, esa: tu alma, latiendo en la pureza de tenerme en tu interior, todos los días.

Anuncios

Acerca de elfigondelperegrino

Me gusta la vida, y lo que la compone, aún creo en la gente, con franqueza y lealtad, sin distinción de credo ni raza... Creo que aportando mi pequeño granito de arena, conjuntamente con los demás, se puede llegar a construir grandes cosas. Me declaro Amante del agua, del verde, de mis plantas y sobre todo, apasionado por la literatura.. Me agrada seguir aprendiendo las vivencias de otras culturas, ya sé, que para llegar a saber de todas, no me alcanzarían dos vidas, en tanto...lo intento. Te invito a caminar este rumbo, hay senderos aún, ya se abrirán los caminos...SE HACE CAMINO AL ANDAR.
Imagen | Esta entrada fue publicada en Pinceladas de humanidad y LITERATURA.. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Hace algunos años coincidió en mi ruta peregrina una especie de juglar-poeta; su nombre es Francisco Audroc, argentino…

  1. Audroc :

    “Yo estaré siempre aunque no me veas, aún contra tu voluntad, aún sin llamarme, aún sin desearme, aún sin Amarme, aunque me aborrezcas, porque tú para mí, no estás: “ahí”. “ESTÁS EN MÍ”.

    “Dame tan sólo un beso o una simple caricia sin palabras. Sin pensarlo. En la certeza, que ha de ser para mí siempre más bella, esa: tu alma, latiendo en la pureza de tenerme en tu interior, todos los días.”

    Sin palabras…

  2. Ah, un saludo afectuoso. Cariños.

  3. Me agradarian mas temas de Lazaro , podrian compartirlos ? Felicitaciones por esta pagina .

  4. Estimada Albarita, le solicitaremos a Lázaro que comparta en el blog más de su propuesta poética.. Gracias por sus amables comentarios.

  5. Griselda Susana dijo:

    Un poema conmovedor!! Gracias a los dos. un cariño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s