“Llueve”. Martha Rivera Garrido, poeta dominicana.

¿Qué hacer ahora,
si yo pensaba que el verso de nuevo
de nuevo
se convertiría en espada?
¿Cómo encontrar la palabra?
¿En qué ojos oscuras se vuela?
Es tarde ya,
llueve,
…y yo aún no he comprendido.

Anuncios

Acerca de elfigondelperegrino

Me gusta la vida, y lo que la compone, aún creo en la gente, con franqueza y lealtad, sin distinción de credo ni raza... Creo que aportando mi pequeño granito de arena, conjuntamente con los demás, se puede llegar a construir grandes cosas. Me declaro Amante del agua, del verde, de mis plantas y sobre todo, apasionado por la literatura.. Me agrada seguir aprendiendo las vivencias de otras culturas, ya sé, que para llegar a saber de todas, no me alcanzarían dos vidas, en tanto...lo intento. Te invito a caminar este rumbo, hay senderos aún, ya se abrirán los caminos...SE HACE CAMINO AL ANDAR.
Imagen | Esta entrada fue publicada en Pinceladas de humanidad y LITERATURA.. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Llueve”. Martha Rivera Garrido, poeta dominicana.

  1. elfigondelperegrino dijo:

    Me hace recordar el estilo de Gioconda Bell, realmente me gusta.

  2. Hola a todos mis amigos de fisgon , hoy vuestro dia 13 de junio dia del escritor , declarado en memoria a Leopoldo Lugones .. con cariño elegi esto para todos ustedes…
    ELIGIA CREPUSCULAR
    DeDesamparo remoto de la estrella,
    hermano del amor sin esperanza,
    cuando el herido corazón no alcanza
    sino el consuelo de morir por ella.

    Destino a la vez fútil y tremendo
    de sentir que con gracia dolorosa
    en la fragilidad de cada rosa
    hay algo nuestro que se está muriendo.

    Ilusión de alcanzar, franca o esquiva,
    la compasión que agonizando implora,
    en una dicha tan desgarradora
    que nos debe matar por excesiva.

    Eco de aquella anónima tonada
    cuya dulzura sin querer nos hizo
    con la propia delicia de su hechizo
    un mal tan hondo al alma enajenada.

    Tristeza llena de fatal encanto,
    en el que ya incapaz de gloria o de arte,
    sólo acierto, temblando, a preguntarte
    ¡qué culpa tengo de quererte tanto!

    Heroísmo de amar hasta la muerte,
    que el corazón rendido te inmolara,
    con una noble sencillez tan clara
    como el gozo que en lágrimas se vierte.

    Y en lenguaje a la vez vulgar y blando,
    al ponerlo en tus manos te diría:
    no sé cómo no entiendes, alma mía,
    que de tanto adorar se está matando.

    ¿Cómo puedes dudar, si en el exceso
    de esta pasión, yo mismo me lo hiriera,
    sólo porque a la herida se viniera
    toda mi sangre desbordada en beso?

    Pero ya el día, irremediablemente,
    se va a morir más lúgubre en su calma:
    y más hundida en soledad mi alma,
    te llora tan cercana y tan ausente.

    Trágico paso el aposento mide….
    Y al final de la alameda oscura,
    parece que algo tuyo se despide
    en la desolación de mi ternura.

    Glorioso en mi martirio, sólo espero
    la perfección de padecer por ti.
    Y es tan hondo el dolor con que te quiero,
    que tengo miedo de quererte así.

    LEOPOLDO LUGONES

  3. Hola estimada Alba, me ha gustado mucho tu delicado obsequio…mucho amor, que, también he comprobado se cubre con un tenue manto de tristeza, y sigue siendo amor, un buen amor. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s